Reversomedia

Medios, Redes, Vida y Sociedad (Starting April 14th some articles will be written in English)


Deja un comentario

Lista de sospechosos, caso Ayotzinapa

La opinión pública es mediática, dijo José Luis Sampedro, escritor y economista español.

Si los medios tradicionales lo conceden, o vuelcan sus reflectores por convicción o por conveniencia sobre un hecho, este cobra fuerza en la opinión pública y aunque las redes sociales han cambiado un poco el panorama, sin el aval de los medios masivos, es poco probable que la opinión pública se matice con tanta claridad.

Ayotzinapa es un ejemplo. Sin los medios masivos, no hubieran surgido tantos advenedizos que participan en marchas o, lo peor, que hacen desmanes y violentan los derechos de otros, con el pretexto de “apoyar” a los normalistas y sus familias.

Maestra rural, detalle de un mural de Rivera

Maestra rural, detalle de un mural de Rivera

Da asco pensar, cómo mucha de esa gente, antes de que el tema estuviera de moda, ni siquiera se hubiera preocupado por las condiciones de las normales rurales en México, de sus estudiantes, o por la corrupción de los alcaldes, o la colusión entre el crimen organizado y los políticos de todos los niveles en el país.

Por eso, cuando de culpables y acusadores se trata, parece que los primeros se reducen proporcionalmente conforme aumentan los segundos.

Dijo Peña Nieto más de una vez, entre octubre y noviembre de 2014, que las investigaciones para encontrar a los culpables de los asesinatos y/o desapariciones de los 43 de Ayotzinapa llegarían lejos, tope donde tope, es decir, caiga quien caiga.

Yo tengo una lista de sospechosos y creo que muchos mexicanos están de acuerdo en que no se necesita ser un docto en criminalística para saber por dónde va la cosa, para entender cuál es el origen de los conflictos (porque tope donde tope no debería limitarse a detener y encarcelar a unos cuantos chivos expiatorios, por implicados que estén, ¿no? ¿No sería entonces lógico y necesario, topar hasta donde se saque de raíz la putrefacción o hasta donde se extirpe el cáncer?)

El gobierno habla mucho de la “reconstrucción del tejido social” . Eso no basta, es como el botox en los labios de una señora de alcurnia, o una cesárea carnicera en el IMSS: la primera no es permanente, la segunda deja cicatriz.

El gobierno debería llegar hasta el ADN del problema, y nosotros deberíamos exigir que así fuese. Pero hay un pequeño detalle: el gobierno refleja lo que somos, lo que creemos y lo que queremos que pase, aunque no nos guste.

Por eso, tope donde tope es para mi palabrería como también lo es el respaldo de muchos que “se manifiestan “, y en ambos casos se trata de respuestas que obedecen más a la vorágine, a la corriente que siguen los acontecimientos y la movilización en masa, borreguista, oportunista y mediática; que a una verdadera conciencia social.

La diferencia es que el gobierno actúa con estrategia y colmillo, y los demás, por andar en la bola, lo cual el mismo gobierno aplaude cuando le conviene y viceversa: ahora resulta, por ejemplo, que el ex-alcalde abarca fue catalogado por Murillo Karam, antes de su detención, como seguro culpable de varios crímenes

¿Qué no se supone que todos aspiramos a que en México no se den más casos de presuntos culpables? ¿O esto no aplica cuando se trata de algo en que todos opinamos igual, o sea, que Abarca es , nomás porque sí, culpable? Somos hipócritas y contradictorios y el gobierno toma siempre ventaja de ello.

Esta es, ya para terminar, mi lista de sospechosos por el caso Ayotzinapa:

– Los que propiciaron un sistema político basado en ignorancia, pobreza y clientelismo

– Los que lucraron con los ideales de una Revolución necesaria, para convertirla en una revolución partidaria que dio origen a reformas agrarias y educativas que nunca fueron bien llevadas.

– Los y las que fomentan gobiernos que no pueden ser revocados y leyes que convienen a los de siempre

– Los que permiten que los principios más básicos de la Constitución nos los pasemos en medio del sudor de nuestras ingles

– La Procuraduría y los expertos del Cisen, que se hicieron que no sabían de lo que toda una comunidad como Igualan veía a ojos cerrados desde hace mucho tiempo: un edil corrupto y una sociedad callada

– El PRD, el PAN, el PRI y todos los demás que privilegian los pactos e intercambios negociables, por encima del bienestar de los estados, las comunidades y los ciudadanos

– A estos mismos partidos, que se alimentan unos a otros de sus despojos, y se intercambian a sus militantes a conveniencia.

– Todos, los que hacen que en este país la Ley no se respete y el crimen haga y deshaga a diestra y siniestra

– Los líderes gremiales y sindicales, que han hecho de las vidas de sus agremiados, botín

– Ángel Aguirre, ex gobernador de Guerrero, ex miembro del PRI, y a muchos de sus funcionarios, por pazguatos y cobardes. Lo mismo, su Congreso Estatal

– La CONAGO y los Mexicanos venidos a menos, que fomentamos, celebramos y permitimos gobernadores caciques a los cuales idolatramos al más puro estilo Porfirista, todos los días.

– José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, y todo su cabildo, y los funcionarios de su administración, y los vecinos y habitantes de Iguala, todos, los que se hicieron cómplices del statu quo y se beneficiaron con poco o con mucho del mismo. Un alcalde corrupto, no florece por sí solo.

Abarca: ex-alcalde de Iguala, Guerrero

Abarca: ex-alcalde de Iguala, Guerrero

Plaza Tamarindos, propiedad de JL Abarca, en Iguala, Gro.

Plaza Tamarindos, propiedad de JL Abarca, en Iguala, Gro.

– Los empresarios de Iguala, en especial los que compraron locales en el Centro Comercial Galerías Tamarindos, como si no supieran u oyeran quién era su propietario (Abarca) y de dónde provenían sus inmuebles. Cinépolis, McDonalds, Subway y Copel, entre otros, fueron y son cómplices de la bonanza Igualense.

Esta es mi lista, en ellas caben otros nombres, pero así la dejamos por ahora, esperando que eso de que “tope donde tope” o “detendremos a todos” tenga un poquito de verdad.

Anuncios


Deja un comentario

Perros que cazan humanos (Segunda parte)

Descubrir si una jauría de perros fue causante de la muerte de 6 personas en Iztapalapa, Ciudad de México, es importante. Pero es más importante aún, de ser confirmado de manera científica el hecho, analizar todas las causas posibles a fin de prevenir en cualquier lugar del país sucesos similares. 

Acontecimientos recientes en el mundo demuestran que perros en manada o jauría pueden atacar a humanos. Saber bajo qué circunstancias y cómo es esto posible, debe ser motivo de atención de parte de la sociedad, las autoridades y sobre todo, de aquellos que amamos a los perros, para evitar que los estigmas sobre su especie y el maltrato a la misma, no encuentren en la ciudadanía nuevas formas de justificación y aprobación.

Perros de calle

Perros de calle

En contexto

Ante la sospecha de que 1 bebé y 4  adultos fallecieron por consecuencia de ataques de “perros salvajes” o en “jauría” (y uno más por caída, cuyo cuerpo fue posteriormente carcomido por perros) durante diciembre y enero de 2012 en el Cerro de la Estrella, Delegación Iztapalapa, Ciudad de México; las autoridades capitalinas llevaron a cabo una serie de acciones para buscar y capturar a todos los perros callejeros de dicha zona, a fin de “asegurarlos”  y trasladarlos al Centro de Control Canino de Iztapalapa, para hacer pruebas científicas con ellos y determinar si realmente estos fueron los causantes de las muertes mencionadas.

Al 15 de enero pasado, todas las evidencias periciales producto de  estos estudios (análisis de heces, búsqueda de rastros de sangre humana en mandíbulas y pelo, entre otros)  determinaron  que ninguno de los 82 perros recogidos habían atacado a seres humanos y mucho menos les habían causado la muerte.  Por lo anterior, aparentemente todos los perros capturados (entre los que había decenas de cachorros) fueron deslindados de esta responsabilidad y promovidos en adopción o entregados a asociaciones protectoras de animales para entregarlos en adopción. Cabe mencionar que en realidad, no queda claro cuántos de estos perros cuyas pruebas fueron negativas, permanecen aún en el mencionado Centro, y cuántos fueron entregados a asociaciones protectoras  o adoptados por particulares.

Sin embargo luego de esta fecha, otras evidencias no descartadas aún continuaron señalando la tesis del ataque de perros en jauría, como la causa más probable de los homicidios de una jovencita, una mujer y su bebé, y una pareja de adolescentes, por lo menos desde el punto de vista de las autoridades.

Durante 7 días hubo un vacío mediático en el tema, hasta el 22 de enero en que se informó del hallazgo de una madriguera dentro de grandes tubos destinados a instalaciones para drenaje,  que se ubicaban en la zona, y en los cuales fueron encontrados restos de ropas ensangrentadas, presuntamente pertenecientes a algunas víctimas.

En ningún medio de información, hasta donde he podido comprobar, se indica en qué se basan las autoridades para afirmar que el lugar encontrado tiene las características de una “madriguera” canina y tampoco se informó a la sociedad si en el mismo se capturaron otros perros, no asegurados con anterioridad.

Nancy Pacheco

Nancy Pacheco

Varios días después, el 31 de enero,  se retoma la información y se publica en la prensa nacional que una mujer que  fue atacada el 24 de agosto de 2012 por una jauría de perros en el Cerro de la Estrella, decidió hacer su pública su historia hasta ahora.

“Primero me aventaron y me mordieron en la cabeza y luego en el brazo, después en el otro brazo y al final en los pies. Yo gritaba pero no escuchaba nadie, hasta que llegó una vecina y me los quitó de encima con más personas”. “Yo los veía cómo arrancaban pedazos de mi carne y se la comían, los perros sí se comieron un cacho de mi carne, sí se lo comieron” (2),  dijo la sobreviviente del presunto ataque,  Nancy Pacheco.

En perspectiva

A razón de lo anterior, observo un pésimo manejo de la información acerca del tema, poca claridad y sobre todo muchos cabos sueltos y contradicciones.

Por ejemplo,  resulta que la “Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) realiza peritajes a tres perros capturados en el Cerro de la Estrella, identificados por una joven de 24 años que sobrevivió a un ataque en ese lugar, en agosto del año pasado” (1) pero queda claro si estos 3 nuevos canes fueron capturados en la supuesta madriguera.

En unos medios se afirma que los canes se atraparon a principios de enero: “ Tres de los canes que capturó la PGJDF a principios de enero pertenecen a la jauría que la atacó”  y además que ya se cuenta con otra denuncia “de un hombre que afirma que su caballo fue devorado presuntamente por los perros” (1)

Pero en otros medios se señala que la captura es reciente: “Tras varios días de vigilancia, se logró capturar a los animales que coinciden con las descripciones aportadas por la sobreviviente y algunos vecinos.” “Los tres perros fueron asegurados por elementos de la Policía de Investigación, luego de que dejaron cebos de carne de cerdo y res en diversas zonas de la reserva ecológica, y serán los estudios que se realizan los que confirmen las afirmaciones vertidas por la sobreviviente.” (3)

Asimismo ¿cómo es posible que se tenga la certeza de que, casualmente, sean los perros capturados los responsables de la agresión a Nancy Pacheco o incluso de otras agresiones?, independientemente de que  “de acuerdo con la averiguación previa iniciada en la Fiscalía para la Atención de Asuntos Especiales, Nancy señaló a tres caninos de gran tamaño, color negro y gris, como los animales que encabezaron la jauría conformada por 15 perros que la atacaron.” (3)

Aunque los vecinos de Iztapalapa y los mismos familiares de las víctimas, no coinciden en  que el ataque de perros salvajes sea la única o más probable causa de las muertes, parece que a toda costa, para las autoridades la hipótesis debe comprobarse, sin otro tipo de evidencias de por medio, zoológicas o de peritos en comportamiento animal: “de acuerdo con los primeros análisis periciales se logró establecer, en primera instancia, que los animales capturados en los últimos días, y bajo resguardo del Centro de Control Canino en Iztapalapa, son los agresores de las personas asesinadas en el Cerro de la Estrella.” (3)

Cuando 82 perros capturados inicialmente  dieron pruebas ¨negativas¨, ahora curiosamente 3, capturados por testimonio de una ¨sobreviviente¨, ¿salen positivos en las mismas? ¿Entonces la jauría asesina es de 3 perros, y no de más como se suponía o de 15 como la misma Nancy Pacheco aseguró?

Un hecho como este debe ser atendido con seriedad, y su información debe ser clara, concisa y rigurosa, para corresponder a la gravedad del mismo.

Pero, más allá de esclarecer el caso, otros  cuestionamientos que deben ponernos en alerta afloran: ¿Perros en manada o jauría, pueden haber sido orillados a regresar por una sociedad irresponsable,  a su naturaleza primitiva después de miles de años de domesticación, a fin de alimentarse de seres humanos? o, simplemente ¿se trata de un comportamiento natural de protección de su territorio al sentirse amenazados? Espero que la respuesta a la primer pregunta  sea no.

Descubrir si una jauría de perros fue causante de la muerte de 6 personas en Iztapalapa, Ciudad de México, es importante. Pero es más importante aún, de ser confirmado de manera científica el hecho, analizar todas las causas posibles a fin de prevenir en cualquier lugar del país sucesos similares.

(1) Revista Proceso (2013). Investiga PGJDF a canes de Iztapalapa identificados por víctima. [ONLINE] Disponible en:

http://www.proceso.com.mx/?p=332293. [Última consulta 3 de febrero de 2013].

(2) La nota roja de México (2013). Sobrevive al ataque de jauría de perros asesinos; la creyeron muerta. [ONLINE] Disponible en:

http://www.lapoliciaca.com/nota-roja/sobrevive-al-ataque-de-jauria-de-perros-asesinos-la-creyeron-muerta/. [Última consulta 3 de febrero de 2013].

(3) Redacción de Milenio (2013). Analizan 3 canes atrapados en el Cerro de la Estrella. [ONLINE] Disponible en: http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/232477c657d51aef35a2b7af4530e005. [Última consulta 3 de febrero de 2013].