Reversomedia

Medios, Redes, Vida y Sociedad (Starting April 14th some articles will be written in English)

La responsabilidad

Deja un comentario

Lo que más nos diferencia de los animales no es el libre albedrío, ni la inteligencia… incluso para much@s ni siquiera el alma. Por ejemplo, cualquiera que observe a un perrito con honestidad y conviva con él, comprobará que toman decisiones y  hacen muchas otras cosas más que algun@s consideran privativas del ser humano. Otros animales, como los primates, desarrollan o utilizan cosas, convirtiéndolas en herramientas.

fishing-_for_termites
La mala interpretación de los experimentos de Pávlov dañó la reputación de los perros, porque no ha sido correcta u honesta, se ha vuelto un lugar común.

Nosotros como humanos, también respondemos a estímulos (de hecho el ruso investigaba sobre NUESTROS PROCESOS FISIOLÓGICOS usando animales para explicar el reflejo condicionado)

Aquí reside la diferencia que mencionaba: lo que nos separa del reino animal es básicamente el sentido de LA RESPONSABILIDAD (y otras aspectos relacionados con la moral y por supuesto la tecnología, como el lenguaje que fue el detonador de la primer gran revolución tecnológica de la humanidad), no las respuestas condicionadas, el instinto o la inteligencia (o la conciencia, como algunos podrían pensar, aunque a veces la palabra se usa como sinónimo de responsabilidad)


Y es que no hay otra criatura en el universo físico conocido y terrenal, cuya existencia dependa en gran medida del concepto de RESPONSABILIDAD. Aquí yacen las soluciones a muchos problemas humanos, pero también las causas de otros.

Hay momentos de la vida en que la responsabilidad inhibe ese estado natural de felicidad, contentamiento y serenidad que tiene un animalito. Nos cargamos demasiado, nos imbuimos (eso sí, perderla por completo sería fatal)

Quizás los escapes mundanos o el comportamiento primitivo, o el romper las reglas alguna vez, o ceder al impulso y al deseo, o simplemente refugiarnos en una religión o experiencia espiritual, o entregarnos a la contemplación de la naturaleza, son los caminos que nos trasladan a ese momento en que nada importa ¿Eso los hace malos a algunos de éstos? Difícil respuesta, aunque va por el mismo tenor: lo que pase después de estos momentos nunca nos exime de lo ya dicho: de nuestra responsabilidad… aunque a veces pensemos o sintamos que es abrumadora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s