Reversomedia

Medios, Redes, Vida y Sociedad (Starting April 14th some articles will be written in English)

Perros que cazan humanos (Primera parte)

Deja un comentario

Ataques mortales a seres humanos por parte de perros en jauría o manada , llamaron en días pasados  la atención de miles de personas en México y el mundo, ante los hechos dados a conocer por las autoridades de la Ciudad de México: el hallazgo de  4 cadáveres con heridas, mordeduras  de animal y falta de “alguna de sus extremidades” (1),  en las inmediaciones de la reserva ecológica del Cerro de La Estrella, en la Delegación Iztapalapa.

Lo ya sabido

El terrible suceso tuvo lugar en dos etapas. Primero, el 29 de diciembre de 2012, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, reportaron dos cuerpos sin vida: una mujer de 26 años y su hijo de 1 año 9 meses de edad. Luego, el 5 de enero, en la misma zona, fue encontrada una pareja de jóvenes (hombre y mujer), cada uno de  alrededor de 16 años de edad.

La Subprocuraduría de Averiguaciones Previas Desconcentradas,  reportó que los dictámenes periciales en criminalística “concluyeron que las lesiones que presentaban los cuerpos fueron producidas antemortem y postmortem, y que el lugar del hallazgo corresponde al lugar de los hechos”. Asimismo se estableció que por su gravedad, los ataques parecieran haber sido causados por, a lo menos, 10 perros en manada o jauría.

perros_iztapalapa01

Algunos de los primeros perros capturados

Una llamada póstuma por celular,  de Alejandra Ruiz  a su hermana, en la cual dijo que ambos (ella y su novio) estaban siendo atacados por perros ( hecho que la receptora de la misma tomó como una broma) fue sin duda la declaración que fortaleció la hipótesis del ataque , y dio a  la investigación una pista contundente que, por mucho, enfocó la mirada de las autoridades hacia tal causa posible, instrumentando la búsqueda, captura y  “aseguramiento”  de más de 50 perros a lo largo de varios días (2)

Al día 11 de enero la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) liberó a 25 caninos y anunció la liberación de otros 57, al haber encontrado que en sus cuerpos y mandíbulas no había rastros humanos.

La semana transcurrió así,  en medio de una polémica mediática intensa de alcance mundial, de las demandas de varias organizaciones defensoras de los derechos de los animales en la Ciudad de México, de afirmaciones contundentes acerca de la naturaleza indudable de las lesiones en los cuerpos por “desgarramientos con exposición de hueso, escoriaciones, amputación traumática y arrancamiento que corresponden a las provocadas por mordeduras de perro” (3) y de una destacada incredulidad por parte  incluso de  los familiares de las víctimas acerca de que los causantes de la muerte, hubiesen sido exclusivamente perros hambrientos o salvajes (4)

Pero a  lo largo de 6 días, 52 perros adultos y hasta 30 cachorritos capturados en la zona, demostraron no sólo ser dóciles (excepto uno) a grado de ser adoptables, sino también nos permitieron, a aquellos que los consideramos inocentes desde un principio, comprobar cuán ignorantes somos los mexicanos (incluyendo a las autoridades y a muchos periodistas de talla nacional) acerca del comportamiento perruno,  y constatar la  retrógrada cultura que tenemos sobre el tema canino y nuestro papel y responsabilidad en hechos lamentables como estos (hoy, por fortuna, medianamente esclarecidos a favor de los perros callejeros, como los ya señalamos)

Uno de los cachorros asegurados después

La historia de los Perros Asesinos de Iztapalapa (que para el inicio de la tercer semana de enero pasarán a refugios y hogares adoptivos) trajo consigo un torbellino de manifestaciones civiles,  declaraciones en los medios tradicionales y activismo en las redes sociales. Brevemente produjo tendencias en Twitter (#YoSoyCan26), protestas públicas y reclamos,  y dimes y diretes  entre funcionarios y políticos.

Además, llegó incluso a afirmarse (casi de manera “oficial”)  que 2 muertes más en la zona  (es decir, un total de 6)  habrían sido causadas también por estas manadas de perros sin hogar.

Comprobar esto hubiera convertido  a estos caninos en protagonistas de un caso sin precedentes a nivel mundial  y  habría generado una perspectiva delicada de hasta donde hemos  llegado los mexicanos en  el tema del descuido animal, desatando sin duda una gran polémica en toda clase de  círculos, incluidos los  académicos, científicos, políticos y hasta jurídicos.

Lo que no puede ignorarse

No obstante el desenlace preliminar de los acontecimientos, que exonera a los 82 perritos “asegurados”  gracias a la honesta actuación de las autoridades capitalinas y a las irrefutables evidencias científicas de que no fueron estos perros quienes mordieron o comieron, ni causaron por su puesto y mucho menos la muerte de estas personas; el hecho de que hubo mordeduras y ataques caninos en todos los casos, o por lo menos en los 4 principales ya mencionados, es algo que sigue siendo una tesis definitiva.La llamada de Alejandra Ruiz reafirma esta convicción.

¿Cuál es entonces la explicación? ¿Hubo acaso otros perros involucrados? ¿Fueron estos, perros salvajes o callejeros, o bien, perros con dueño utilizados ex-profeso y con tales fines por sus amos para cometer estos crímenes?

Aún cuando se habló de santeros, esoteristas o adoradores de satanás entre los posibles sospechosos; como se publica en medios nacionales, la idea del ataque animal,  se fortalece cada vez más

Sean o no perros callejeros o haya habido o no, además, injerencia humana directa y concreta para  privar de la vida a dos adolescentes sin vicios  y a una joven madre estudiante de biología y a su bebé; una pregunta queda sin responder de manera profesional,  creando  un vacío informativo que pocos notan en la opinión pública y que, lógicamente, produce o puede producir temor y reacciones inesperadas.

La pregunta sería entonces: ¿ hasta dónde  realmente es posible que grupos de perros o manadas o jaurías de los mismos ataquen a seres humanos a nivel de causarles la muerte?

La respuesta definitiva la tienen los expertos, pero también existe mucha documentación que, al cotejarse y agruparse, nos  permite, sin ser eruditos, contestar de forma inicial esta interrogante: los ataques a muerte por parte de perros hambrientos o agresivos, con clara intención de cacería humana  ¿son posibles? La respuesta es sí.

Esta es quizás una idea escalofriante, pero invita a la reflexión. Es además, por qué no, también un aviso, uno de tantos, en que la naturaleza resuena y reprueba lo que con ella hemos hecho y lo que nos hacemos a nosotros mismos como especie humana y sociedad, responsables de la vida y el comportamiento de otras muchas especies a las que destruimos y condicionamos,  de una u otra manera, a vivir o sobrevivir de acuerdo a nuestros caprichos.

(1)Noticieros Televisa. (2013-01-07). Confirma PGJDF muerte de 4 personas por ataque de perros. Recuperado el 12/01/2013, de http://noticierostelevisa.esmas.com/df/545162/confirma-pgjdf-muerte-4-personas-ataque-perros/

(2) http://noticierostelevisa.esmas.com/df/546818/perros-iztapalapa-no-comieron-carne-humana-daran-adopcion/

(3) http://noticierostelevisa.esmas.com/df/545592/perros-si-mataron-4-personas-iztapalapa-pgjdf/

(4) http://www.sdpnoticias.com/local/ciudad-de-mexico/2013/01/08/familiares-dudan-que-perros-hayan-matado-a-mordidas-a-victimas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s