Reversomedia

Medios, Redes, Vida y Sociedad (Starting April 14th some articles will be written in English)

El Fraude de las Casillas Especiales, México 2012

Deja un comentario

La estructura de las mesas de casilla (funcionarios y representantes de partido) en las elecciones mexicanas, refleja la inmadurez de nuestra sociedad, el paternalismo del gobierno y la ineficiencia de un sistema electoral de altísimo costo y pobres resultados.

Para empezar, la figura del Presidente de Casilla se fundamenta en un modelo autoritario y hegemónico, contradictorio con la democracia que se busca conseguir. Es por naturaleza todopoderoso. En sus exclusivas manos está una larga serie de decisiones que pueden definir sin reparo el curso de la votación en una casilla. Por ejemplo, el presidente no tiene obligación de escuchar y atender las demandas ciudadanas de información o de organización durante la jornada, a fin de que ésta sea eficiente y, por qué no decirlo, armónica y hasta disfrutable.

Independientemente de que hay votantes que no saben lo que es la paciencia, la tolerancia, la educación y el respeto, hay también centenas de ciudadanos que son capaces de usar principios de convivencia y comunicación social elementales, sin dejar de defender sus derechos ciudadanos frente a un Presidente de Casilla prepotente, buscando la forma de contribuir a que la efectividad del proceso se logre, a pesar de este tipo de funcionarios.

Los votantes NO PASIVOS, se dirigen entonces a los presidentes y al Capacitador Asistente Electoral (CAE) y/o a otros funcionarios del IFE. Como en todo servicio prestado a la sociedad, un funcionario capacitado, que tenga voluntad, inteligencia, educación y cortesía; haciendo uso de una autoridad sabia y no enfermiza, siempre sabrá salir adelante de los conflictos y demostrar con hechos que es capaz de conciliar y realizar el trabajo que le fue encomendado, privilegiando el desarrollo de una jornada electoral con la mayor cantidad de sufragios ciudadanos posibles.

¿Será sencillo encontrar al azar o por sorteo a una persona con las cualidades anteriores? ¿Si se tratara de contratar a un ejecutivo para nuestra empresa o negocio, pretenderíamos hacerlo usando un método aleatorio como el del IFE? Creo que la respuesta es obvia y es NO.

Pero sucede, y llegan a ocupar estos cargos vitalmente estratégicos para una sana democracia, personas acomplejadas, incapaces de construir puentes de comunicación, autoritarias e intolerantes, que contaminan la elección. No afirmo que sea el caso de TODOS, pero sí son muchos, y los problemas son siempre los mismos, principalmente en las famosas CASILLAS ESPECIALES, destinadas al ejercicio del sufragio de aquellas personas que se encuentran “en tránsito” fuera de su sección o distrito.

No es posible que a estas alturas, con la experiencia, el tiempo para preparar la elección y los millones de pesos de presupuesto del IFE, estas circunstancias se repitan casi como una regla inviolable en cada proceso electoral.

El efecto negativo de estos funcionarios ciudadanos (independientemente de las arcaicas leyes, medidas y procedimientos del IFE) se traduce en lentitud, incompetencia y exasperación que pueden llegar a exacerbar sustancialmente la conducta de los votantes, con justa y por lógica razón.

Sin embargo los otros ciudadanos (tanto votantes como observadores) estamos consignados al silencio y a permanecer fuera de los límites de la casilla a menos que, en ese momento, nos encontremos en proceso de ejercer el voto.

La posibilidad de solicitar alguna información que permita a un elector, por ejemplo, saber si tiene caso formarse en la fila, o tomar con base en datos precisos alguna decisión personal que le permita, por ejemplo, regresar más tarde, o acudir a otro lugar a votar, NO ESTÁ DETERMINADA EN LA LEY y queda al CRITERIO y/o al capricho del Presidente de Casilla, y de los CAE.

Se cacarea mucho el interés del IFE en que participen los ciudadanos, promoviendo la “grandeza” que esto tiene; pero en la práctica, los vicios de proceso, la falta de imaginación, la poca diligencia e inteligencia organizacional de varios presidentes de mesa en todo el país, hacen de la jornada en estas casillas especiales una experiencia amarga que violenta el derecho y sobre todo el anhelo ciudadano de ejercer el voto, produciendo un grave desánimo.

No existen CANALES DE COMUNICACION LEGALES PRESTABLECIDOS entre ciudadano y Presidente de Casilla o autoridades electorales. Al amparo de esto y ante la frustración y el reclamo de la gente, la respuesta más fácil de este tipo de Presidentes de Casilla es la amenaza del uso de la fuerza pública.

Deberían establecerse distinciones entre el mecanismo operativo técnico de recepción y procesamiento del voto, y la atención y vinculación a y con los ciudadanos.

No podemos minimizar estas carencias del actual sistema electoral. No se trata de una pequeña mancha en la pared. Los graves problemas en decenas de casillas especiales, son evidencia de células cancerígenas de ineptitud, inoperatividad, falta de previsión y criterio que se multiplican, y que en especial ante la presencia de funcionarios sin amor por su encomienda y respeto por la democracia, lo hacen exponencialmente.

El fraude en este año se nota en las casillas especiales, en el gran deseo estrangulado de miles de mexicanos por votar y en los obstáculos y procedimientos estúpidos que brotan impetuosamente en muchas de estas casillas. Es como ir a una obra de teatro presuntamente de primera, pagar de primera, y al correrse el telón final no tener más alternativa que exclamar: “QUE FRAUDE”

Lástima que aquí nadie nos puede devolver lo que hemos pagado y lo que hemos entregado

La participación en el día de la elección no puede limitarse al voto de autómatas clasificados en un padrón. El modelo de los vecinos confiables no aplica a las casillas especiales, que fueron este año, sin duda, protagonistas de muchas irregularidades y detonantes también, como nunca, del reclamo y la indignación social, a grado tal que se ha formado el movimiento #YoSoy751, que resume esta problemática que no estamos dispuestos a tolerar más.

Para finalizar, lo acontecido en las casillas 0173 Especiales 1 y 2 de la ciudad de Durango, Durango. En estas casillas, como puede apreciarse en algunos videos (Video1, Video2), lo sucedido es muestra de lo escrito. Principalmente en la Casilla 1, cuyo Presidente ejerció la hegemonía de todo la jornada el 2 de julio. Si tan sólo la elección de estos funcionarios fuera rigurosa e incluyera numerosas evaluaciones incluyendo las psicológicas, los problemas serían menores.

Pero la paradoja más grande y que no tiene respuesta no es que, como en otras casillas especiales del país, se acabaron las actas. Aquí no sucedió eso. Aquí, se acabó la paciencia de los votantes que fueron orillados a desistir durante el día y pese a la avidez de muchos por votar, el flujo continuo de la fila, y tras de más de 10 horas de operación abierta, a final del día, lo que acabó “sobrando” fueron casi 280 boletas electorales, que equivalen a 280 expresiones de voluntad, a 280 voces de democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s