Reversomedia

Medios, Redes, Vida y Sociedad (Starting April 14th some articles will be written in English)

El secuestro de la necesidad

Deja un comentario

En tiempos electorales afloran muchas clases de pobreza humana.

Los pobres de sencillez, humildad y espíritu de servicio por la patria, consolidan sus proyectos de “trabajo” con el fin de seguirse perpetuando en el poder y son seguidos  por aquéllos de bajo perfil que, como las hienas, se alimentan de la carroña dejada por el Amo y Señor en turno: se alimentan de los huesos.

Curiosamente estas especies son la muestra fehaciente de la teoría de la evolución (o involución?) porque los pelagatos (las hienas) si se mantienen asidas al sistema y pasan la prueba de la mierda (tragarla y olerla sin hacer gestos) llegarán algún día al lugar que hoy veneran,  y anhelan secretamente.

(NOTA: Perdón al Reino Animal por las comparativas, son sólo metáforas)

Los pobres de autoestima y respeto son otros. Ellos, en el fondo, saben que las cosas estarían mejor para la mayoría si fueran distintas. México sería mejor sin cacicazgos, partidocracia  y grupos de poder hegemónicos. México sería mejor sin prebendas, sin mala administración de la justicia , sin corrupción y monopolios.

Estos pobres, sin embargo, aunque saben lo que sería mejor y saben también que es posible alcanzar un mejor estatus democrático, no están dispuestos a perder lo que han conseguido (que en ocasiones es bastante, abundante)

Creen que sólo así pueden tener lo que les hace sentirse felices, gozar de esa “estable” seguridad que garantiza la pleitesía y el servilismo. Son inteligentes, astutos, sinceros como mitómanos, egoístas, pero que no se aman lo suficiente como para saber que podrían valer mucho, aún sin el permiso de sus amos. Es una élite privilegiada y empoderada.

Están, entre los pobres, también aquéllos que carecen de valentía y ganas para expresarse. Los privados de un entorno que les de seguridad y garantías, los que se conforman con sólo vivir y repetir una vez más el tradicional ciclo de una farsa democrática. Son pobres de esperanza y fortalecen con sus capacidades e inteligencias al Status Quo, al que sirven “convencidos” o (mejor pensarlo así) adormecidos. Estos, en ocasiones, llegan a despertar temporalmente.

Y están, hasta debajo de la pirámide, los medio pobres y pobres y medio (es una vasta, muy vasta categoría) Estos son los que NO tienen patrimonio aunque se han esforzado por conseguirlo, los que NO tienen estudios aunque son ávidos de saber y capaces. Son los que no tienen qué comer o cómo pagar las cuentas médicas.

Estos pobres sostienen todo el sistema. Tienen que ser muchos para (como lo hacen en las tablas gimnásticas) cargar a los de arriba. Son ciudadanos y votan (Antes, no era necesario que acudieran a las urnas, pero siempre sus votos se contaban) y su sufragio es por demás atractivo, por muchas razones.

Ellos, los que están en necesidad, son fácilmente secuestrados: su rescate vale una dádiva momentánea, un “apoyo” económico, un plascebo cualquiera. Llegan a donde los lleven, van a donde les digan, se creen lo que les platiquen. Son la carne de cañón, los que ocupan muchas sillas con muchos niños, ancianos, y mujeres; son los que nunca cuestionarán nada porque no saben qué es o cómo hacerlo. Son los pobres, esos de mirada perdida, daltónicos para los que cualquier color es el mismo, mientras haya pan y circo que darles.

Secuestrar la necesidad es exponencialmente lucrativo: porque equivale a poseer la mente, la voluntad y la libertad.

La necesidad es la mejor inversión en tiempos electorales, vale la pena secuestrarla a grande escalas, en mítines abarrotados, candentes, olorosos; y a través por supuesto, de la TV.  La necesidad debe ser mitigada por unas horas, retenida, ENTRETENIDA,  incluso aliviada.

Hay que mantenerla en estado de sobrevivencia, de coma, catatónico; para que siempre exista y en tiempos como estos, de tanta demanda de gritos de apoyo,  matracas, copetes, alabanzas y de llenos multitudinarios, esté siempre dispuesta y a la mano para arrastrarla a donde a los chingones les de la gana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s