Reversomedia

Medios, Redes, Vida y Sociedad (Starting April 14th some articles will be written in English)

Javier Sicilia: Un pastor enfurecido

2 comentarios

Conducido por el dolor, enfurecido… cegado al respeto más de una vez; imprudente y mal hablado moralista, el señor Sicilia aborda sus temas con gran  sufrimiento, con impotencia vehemente y notoria y desflema en su discurso y en su andar (literalmente andando) más frustración que convicción, más culpa que seguridad; y alborota, con profunda irresponsabilidad, la causa noble de muchos, convirtiéndola ( al igual que los dictadores) en una guerra nefasta con todos los otros, los que  no están de acuerdo, en todo o en casi todo,  con él.

No conozco a Javier Sicilia, nunca he leído nada de él. No conozco a su familia, no se nada de su esposa o su “pareja”. No se cuántos hijos tiene. Sin embargo, con afán de no ser impreciso,  a raíz de su reciente notoriedad pública masiva, he investigado acerca de este personaje y permanezco atento a sus declaraciones.

Se, eso sí, que su hijo Juan Francisco fue asesinado por miembros del crimen organizado, y que a raíz de ese hecho el Poeta Sicilia ha tomado como propio el bastión de la protesta contra el gobierno, el narco y hasta los periodistas (que aunque algunos se ofendieron,  no todos son blancas palomas, por supuesto)

En este contexto , Sicilia escribe su libro “Estamos hasta la Madre” y no deja de aparecer en las noticias de casi cada semana.

Curioso, y aunque humano más no por ello inteligente o profesional, que ahora la vida de Sicilia versa en torno a su furia y coraje, a su “impotencia” y, como ya dije, a su pretensión de guiar en esa línea a decenas de Mexicanos en busca de un Mesías  y a otros miles que (a través de los medios) aplauden el movimiento del lastimero poeta. Esta semana, el 27 de Octubre del 2011, por ejemplo,  incluso se presentará en Washington, patrocinado por organizaciones  norteamericanas (o auspiciado, por si la palabra patrocinio incomoda a alquien) en una conferencia para hablar sobre la situación de la “inseguridad” en México y sobre el movimiento que él encabeza.

Así entonces, con más de una reunión con el Presidente Calderón y más de 20 detenidos al momento vinculados al asesinato de su hijo (y más de 14 por capturar, según las pesquisas) vemos simplemente,  aún MÁS de  aquellas cosas que para demostrarse,  solo “basta un botón” : al que se mueve con dinero ( porque para andar de marcha en marcha sin trabajar se necesita dinero) o con escándalos mediáticos, la efectividad judicial le funciona, y le funciona muy bien.

Finalizo con las siguientes acotaciones:

– Un movimiento auténtico de búsqueda de la Paz y la Conciliación, de la Unidad como Mexicanos ante los criminales o sus cómplices y facilitadores, no es malo. Pero no veo a Sicilia como el Líder más idóneo o sano para ello (Eso sí, tuvo la iniciativa… ¿pero cuántas iniciativas buenas no tienen eco, cuando vienen de ciudadanos comunes y corrientes?)

-Al hijo de Sicilia lo mataron junto a 6 personas más (5 hombres y una mujer) Todos, aparentemente, jóvenes miembros de un mismo grupo de amigos ( ¿Quién a hablado “en honor” de ellos? ¿Por qué sus padres no se han “manifestado” de la misma manera? No creo que Sicilia sea el único consternado de entre los afectados, ni el único con capacidad para expresarse)

– El asesinato ocurrió en un contexto de noches de antro, de faldas y copas; de un encuentro previo en un fin de semana entre el grupo y los agresores y de uno posterior e imprudente de parte de los agraviados,  cuyo desenlace fue fatal. En estas circunstancias yo no veo a la víctima de ninguna “Guerra”, sino que parece un caso ( como muchos) de “al que anda con lobos, a aullar se enseña”. Y no me refiero a que el joven Francisco haya andado de “narco”, pero si es claro que entre sus amistades y sus ambientes, y la prudencia de sus decisiones, se metió donde no debía y como a cualquiera le pudo pasar, le tocó la de perder. ACLARO: pudiera catalogarse como una víctima -él y los demás asesinados- de muchas cosas, entre ellas de un crimen artero, cobarde y ruín,  pero insisto, no víctima de una “guerra”, no por lo menos de la presunta guerra a la que se refieren los detractores de esta política Calderonista.

No es justificable ninguna de las naturalezas del crimen per sé, que siempre deriva en el daño al prójimo, y peor cuando el prójimo es totalmente inocente, ajeno a la situación. Pero sí está fuera de lugar la indignación “hacia el sistema”,  cuando lo que le falló al señor Sicilia ( como nos pudiera fallar a cualesquiera) es prestar atención a su hijo, a sus actividades, a sus decisiones (clásico de los intelectuales que pasan la vida de café en café, y de polémica en polémica) y a sus amistades.

No abemos padres perfectos, ni hijos tampoco, y a nadie se le desea  una pérdida así, pues  ninguno estamos excentos de esa posibilidad;  pero lo que sí no se vale, es alborotar con esa rabia a un país, con tan evidentes  amargura e impotencia,  las cuales quizás, sólo quizás, Sicilia no tendría de  haber estado presente  para hablar o aconsejar a su hijo cuando pudo hacerlo. No me consta, pero eso es lo que el señor denota con su proceder.

Su decir, señor Sicilia, evidencia su frustración y su impotencia. Quizás primero debería perdonarse así mismo, y luego, por qué no, emprender un movimiento más coherente y respetuoso hacia los demás. O si ya, echado a andar, algo bueno puede hacerse con lo empezado, porque no ponerse a un ladito  y dejar de vociferar: ¿cómo pretende lograr la Paz, cuando no la tiene en su vida personal?

Anuncios

2 pensamientos en “Javier Sicilia: Un pastor enfurecido

  1. Con esta entrada me decido a dejar de seguir este blog… Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s